Los proyectos presentados por los académicos del INTA, Lydia Lera y Omar Porras se adjudicaron el Cuarto Concurso de Investigación Tecnológica 2015, Programa IDEA, del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico, FONDEF.

Con una duración de 24 meses, la propuesta de la profesora Lera, Diseño y validación de una herramienta tecnológica para la pesquisa de sarcopenia en Adultos Mayores (AM), para su uso en el nivel primario de atención de salud fue presentada como I+D de Interés Público; es decir, “Proyectos de investigación científica y tecnológica, cuyos resultados tienen como propósito generar innovaciones de productos, procesos o servicios destinados al beneficio de la comunidad chilena o de sectores importantes de ella y que además no puedan ser apropiables por agentes individuales. Esta condición deberá ser rigurosamente fundamentada en la formulación del proyecto”, como señalan las bases de postulación.

“El objetivo final es la elaboración de un software, una aplicación, que pueda ser utilizada en un computador o en un celular, de fácil operación por las personas que atienden a los adultos mayores con el propósito de diagnosticar sarcopenia”, señala la profesora Lydia Lera, y es la continuación del proyecto Identificación de Sarcopenia en Adultos Mayores. Una guía para la Atención Primaria de Salud, financiado por FONIS, desarrollado durante los años 2013 y 2014 en tres consultorios de la Comuna de Huechuraba.

Junto a la profesora Lera participan de este proyecto los académicos del INTA, Hugo Sánchez, investigador alterno, Cecilia Albala y Bárbara Ángel, investigadoras. Como entidades asociadas contribuyen la División de Control y Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud y la Municipalidad de Huechuraba

También con una duración de 24 meses, el proyecto del profesor Porras, Redoxcell: una plataforma para el registro del impacto antioxidante en células vivas, fue presentado como I+D Precompetitivo; es decir, “Proyectos de investigación científica y tecnológica cuyos resultados tienen como propósito generar innovaciones de productos, procesos o servicios con impacto en los mercados”.

De acuerdo a la presentación del proyecto, “la falta de correspondencia entre las propiedades antioxidantes declaradas en productos y sus efectos fisiológicos es ampliamente reconocida por organismos internacionales como la FDA (US Food and Drug Administration) y la EFSA (European Food Security Authority)”, la que se explica principalmente en la naturaleza química de las técnicas utilizadas para la determinación del atributo antioxidante.

“Las mediciones con carácter químico no reflejan el impacto nutricional que tienen los alimentos”, señala el profesor Omar Porras, director del proyecto. “Las células son nuestra cubeta”, agrega. “La célula que está monitoreada de manera intacta, viva, ofrece todavía un ambiente que es biológicamente relevante y eso hace que la medición que otorga la célula esté un poco más cercana al impacto que uno espera”.

El propósito, de acuerdo a la presentación de la propuesta en la que también participa el profesor Jorge Martínez como director alterno, es “implementar un dispositivo de registro del efecto antioxidante en una plataforma compuesta por varias líneas celulares humanas portadoras de un biosensor redox llamado HyPer”, y es la continuidad de la línea de investigación desarrollada en el proyecto Uso de células que expresan un biosensor REDOX para evaluar la capacidad antioxidante de moléculas de interés nutricional y terapéutico, del Programa IDeA II, Concurso de Ciencia Aplicada FONDEF 2013.

Buscador

Ingresa tu búsqueda y presiona [enter] o el botón "Buscar"