Lactantes, madres y sociedad: Beneficios de la leche materna

Lunes 2 Agosto - 2021 | Categoría Artículos, Noticias

Dr. Gerardo Weisstaub, Pediatra Nutriólogo, Profesor Asistente, Unidad de Nutrición Pública, INTA – Universidad de Chile

La leche materna (LM) es el mejor alimento para los bebés, y es el único que deben recibir durante los seis primeros meses de vida, sin inclusión de sólidos ni otros líquidos. No existe otro alimento que tenga todas sus propiedades; y remplazarlo por cualquier tipo de fórmula puede tener consecuencias para la salud del niño y de la madre. La lactancia materna tiene beneficios para el bebé, la madre y la sociedad, veamos algunos de ellos:

  1. Los lactantes que reciben leche materna

Tienen más probabilidad de tener un buen apego: El contacto físico de la mamá con su niño durante el amamantamiento es un momento fundamental. Algunos estudios muestran que los lactantes amamantados tienen mejor agudeza sensorial (ej: mejor visión) que los alimentados con fórmula láctea. La interacción entre la madre y su bebé en esta instancia influye en el desarrollo psicomotor y emocional de éste.

Reciben una mejor nutrición y tiene una mejor digestión: La LM es la mejor opción para alimentar al niño durante el primer año de vida y es infinitamente superior a las fórmulas lácteas derivadas de cualquier otra fuente. Un aspecto importante, desde el punto nutricional, es que en esta leche las proteínas, grasas, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y agua están en la cantidad y proporción necesarias para los lactantes. Por ejemplo, la lactosa (el hidrato de carbono más abundante en la LM) ayuda a absorber el calcio, hierro, magnesio y oligoelementos en el niño. La LM no provoca las microhemorragias que pueden tener algunos lactantes alimentados con leche de vaca. Además, un niño amamantado tendrá menos problemas digestivos, evitando el dolor y el llanto.

Tienen menos infecciones: El riesgo de tener una infección gastrointestinal, lo que ocasiona diarrea, disminuye independientemente de la etiología infecciosa. Por ejemplo, las infecciones por rotavirus, causa infecciosa más frecuente de diarrea infantil en Chile, disminuyen un 30%. El riesgo de hospitalización por infección respiratoria baja durante el primer año de vida y la severidad de la bronquiolitis por virus sincicial respiratorio son un 70% más bajos en niños que reciben LM exclusiva al menos cuatro meses que en aquellos que reciben lactancia materna parcial o fórmula exclusiva. Por otra parte, los niños alimentados con LM tienen un 23% menos riesgo de presentar otitis media aguda.  

Tienen menos riesgo de obesidad, riesgo cardiovascular y diabetes: La LM tendría un rol protector contra la obesidad, dislipidemia, hipertensión, y diabetes tipo 2 durante la vida adulta. La frecuencia de obesidad en los lactantes alimentados con LM se reduce entre 15 a 30%. La duración de la LM se asocia de manera inversa con el riesgo de sobrepeso. Cada mes extra de lactancia materna se asocia con un 4% de disminución del riesgo de sobrepeso. Aún no está claro si hay diferencias en el riesgo de obesidad cuando la leche humana es dada en mamadera. Es importante destacar que los niños amamantados auto regulan el volumen ingerido, por lo que alimentarlos con mamadera podría dificultar esa autorregulación. Un estudio de cohorte realizado en lactantes británicos encontró que los niños nacidos de pretérmino, alimentados con LM de banco de leche, presentaron valores de presión arterial menor en la adolescencia. Otras publicaciones científicas, reportan hasta un 30% de reducción en la incidencia de diabetes en los lactantes que recibieron LM exclusiva al menos tres meses.

Tienen menos riesgo de tener alergia alimentaria y asma: Un estudio realizado en Finlandia mostró que los lactantes amamantados por menor tiempo presentaron más frecuentemente eccema, atopia, alergia alimentaria y alergia respiratoria. En aquellos sin antecedentes familiares de atopia, la disminución del riesgo de asma, dermatitis atópica y eczema fue un 27% más bajo cuando fueron amamantados al menos tres meses. En aquellos que tenían antecedentes familiares de atopia, el riesgo de dermatitis atópica disminuye en un 42% cuando son alimentados con LM exclusiva por al menos tres meses. Una revisión concluye que la LM exclusiva, por al menos cuatro meses, disminuye la probabilidad de presentar alergia a la proteína de leche de vaca. Un estudio australiano, en el que se evaluó la asociación entre la duración de la LM y el riesgo de asma en niños hasta los seis años, concluyó que la introducción de otros alimentos lácteos y no lácteos distintos a la leche materna durante los primeros cuatro meses de vida aumentó el riesgo de asma, sibilancias tres o más veces desde el año de edad.

Tienen menos riesgo de leucemia: Una revisión sistemática concluyó que la LM, por seis meses o más, está asociada a una reducción del 20% del riesgo de tener leucemia durante la edad pediátrica. Otro meta-análisis también encontró que la reducción del riesgo está correlacionada con la duración de la LM.

Tienen menos riesgo de enterocolitis necrotizante: Los recién nacidos prematuros que reciben LM tienen una reducción del riesgo de enterocolitis entre 58% a 77%. Hay estudios que han evaluado el impacto de LM donada y pasteurizada en pacientes prematuros extremos presentaron significativamente menos enterocolitis y menor mortalidad por esta patología.

Mejora el neurodesarrollo: Son varios los estudios científicos que muestran que los lactantes alimentados con LM tienen un mejor neurodesarrollo, con una relación dosis-respuesta, es decir que a mayor duración de la LM hay una mejoría del coeficiente intelectual. Respecto al riesgo de presentar déficit atencional o trastorno de espectro autista, la LM por más de seis meses tiene un efecto protector para ambas enfermedades.

Tienen menos mortalidad: La lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida es una de las intervenciones que más ha reducido la mortalidad infantil en el mundo. Se estima que la LM puede prevenir más de un millón de muertes de niños al año (13% de la mortalidad infantil del mundo). Estudios realizados en América Latina encontraron que la LM exclusiva durante el primer trimestre de vida reduce la mortalidad infantil en 14%.


2. Beneficios para la madre

Las madres que amamantan a su hijo tienen menos riesgo de depresión, anemia, cáncer (ej: cáncer de mama, de ovario), osteoporosis y pierden más fácilmente el peso que se ganó durante el embarazo. Las mujeres que no amamantan tienen un riesgo más alto de tener padecer cáncer de mama (4%) y de cáncer de ovario (27%). 

Es importante recordar que la succión del lactante estimula la producción materna de hormonas que contraen el útero (lo que facilita la eliminación de los restos de sangre y placenta tras el parto). Teniendo en cuenta esto es que se recomienda que la lactancia materna comience lo antes posible luego del nacimiento (siempre dentro de la primera hora).

3. Beneficios de la lactancia materna para la sociedad

Dar leche materna es más barato. Considerando que el costo de las de fórmulas lácteas para los lactantes es alto y que la leche materna es gratuita, el ahorro es importante. Además, la leche de la madre siempre está disponible y a una temperatura adecuada. Las madres que dan el pecho a sus hijos, además muestran menor ausentismo laboral, dado que sus hijos se enferman menos. Un documento de la Academia Americana de Pediatría en el que se analizó los costos relacionados con la LM concluye que si el 90% de las madres norteamericanas amamantaran de forma exclusiva por al menos 6 meses a sus hijos, se ahorrarían anualmente U$13 mil millones. También se debe tener en cuenta que la leche materna es un alimento natural, fácilmente renovable y sustentable con el medio ambiente (no ocupa mamaderas, ni empaque, ni transporte), por lo que no aumenta la huella de carbono ni la huella hídrica. Se estima que para producir un kilogramo de formula láctea se requieren aproximadamente 4.000 litros de agua.

Conclusión

La LM tiene un impacto positivo para el lactante, la madre y la sociedad. Aún la madre infectada con SARS-CoV-2 (COVID) puede dar el pecho a su hijo, tomando algunos recaudos recomendados por el Ministerio de Salud. No amamantar a los niños no solo lo priva de los múltiples beneficios que tiene este tipo de alimentación, sino que además los expone a los riesgos inherentes al uso de fórmula láctea. Por ello es importante fomentar la lactancia desde el embarazo, durante el parto y el puerperio de manera respetuosa y empática.

Referencias

  1. Victora CG, Bahl R, Barros AJ, França GV, Horton S, Krasevec J, Murch S, Sankar MJ, Walker N, Rollins NC; Lancet Breastfeeding Series Group. Breastfeeding in the 21st century: epidemiology, mechanisms, and lifelong effect. Lancet. 2016 Jan 30;387(10017):475-90.
  2. Vassilopoulou E, Feketea G, Koumbi L, Mesiari C, Berghea EC, Konstantinou GN. Breastfeeding and COVID-19: From Nutrition to Immunity. Front Immunol. 2021 Apr 7;12:661806. 
  3. Recomendaciones para la protección y promoción de la lactancia materna en el contexto de pandemia por covid-19. Subsecretaría de Salud Pública, División de Prevención y Control de Enfermedades, Departamento de Ciclo Vital. Programa Nacional de Salud de la Infancia. Programa Nacional de Salud de la Mujer MINSAL 2020.
Buscador

Ingresa tu búsqueda y presiona [enter] o el botón "Buscar"