Alimentos innovadores sanos y saludables para los niños y jóvenes de Chile

Actualmente para nadie es un misterio la alta prevalencia de obesidad infantil y de obesidad del adulto que existe en el país. Para enfrentar este grave problema de salud pública se han planteado diversas estrategias, siendo la de mayor aceptación la de intervenir en alimentación y nutrición desde las edades más tempranas, especialmente en la edad preescolar y de educación básica. Para ello, además de educar en nutrición, es necesario contar con productos saludables que sean atractivos, de buen sabor, baratos y que puedan competir con los snacks que habitualmente consumen los niños, que son alimentos procesados con alto contenido de grasas, azúcar y sal.

Para ello, la Facultad de Ciencias Agronómicas y el INTA de la U. de Chile plantearon el proyecto CORFO-INNOVA, denominado “Alimentos sanos, saludables e innovadores derivados de vegetales para abastecer el Programa de Alimentación Escolar (PAE), de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB)”, cuyo objetivo es desarrollar snacks de frutas y vegetales con propiedades saludables y de alta calidad sensorial para entregar en el PAE de la JUNAEB como una alternativa a la entrega de frutas y verduras frescas, que no se han podido incrementar en su frecuencia por la complejidad logística que significa entregar 2.200.000 raciones diarias en todo el país.

Los snacks de vegetales son alimentos estables, con bajo contenido de agua, de sabor y textura muy agradables, que han llegado a ser parte importante de la dieta en otros países. Además son saludables, ya que preservan los componentes bioactivos de las frutas y verduras que son beneficiosos para la salud, junto a otros aspectos que son valorados por los consumidores, tales como la facilidad para almacenarlos y la ausencia de desechos. Estos productos corresponden a la categoría denominada  “convenient food”, que son porciones individuales, que no requieren ser lavadas, peladas o cortadas, lo que permite un consumo rápido e inmediato.

Para desarrollar el primer snack se escogió la manzana, por su alta aceptabilidad por parte de la población y a la vez el alto nivel de antioxidantes que contiene, seguido de otros vegetales como la pera, naranja, zanahoria, zapallos italianos, betarraga. Estas frutas y verduras, luego de ser cortadas en rodelas muy delgadas,  se someten a un proceso de secado y se envasan en bolsas de polipropileno, que se pueden almacenar a la temperatura ambiente por un período prolongado. Por supuesto, se determina su análisis microbiológico para establecer inocuidad y su aceptabilidad mediante análisis sensorial. El objetivo de todo esto es contar con productos que puedan ser incorporados a la dieta de la JUNAEB por ser baratos, fáciles de transportar y almacenar, muy saludables y atractivos al paladar de los niños y que produzcan saciedad por el contenido de fibra, que en estos productos es muy alto.

En el caso del snack de manzana, este fue probado en varios colegios siendo su aceptabilidad muy alta, por ser crocantes y tener un sabor agridulce por su equilibrada relación dulzor/acidez.

Actualmente existen en el país más de 10.000 colegios y en cada uno de ellos hay un kiosko que expende productos al 60% de los niños que llevan dinero para comprar en el recreo. Desafortunadamente la oferta de estos kioskos es de mala calidad nutricional, ya que se venden productos envasados de bajo costo pero con altísimo contenido de grasas, azúcar y sal, sin que exista una oferta similar de productos saludables. Pues bien, estos snacks, además de incorporarse a la dieta de la JUNAEB, son una alternativa muy interesante para aumentar la oferta de productos saludables en la política de kioskos saludables que se está intentando llevar adelante en el país.

Por lo anterior, pensamos que la innovación en productos saludables tipo snacks es fundamental para mejorar la dieta que actualmente entrega JUNAEB a través del Programa de Alimentación Escolar en todo el país y también para mejorar la oferta de productos saludables atractivos para los niños, que compitan con la gran variedad de snacks no saludables y perjudiciales para la salud que se venden en nuestros colegios y en el comercio en general. Además de la JUNAEB, esta iniciativa está apoyada por los Ministerios de Salud y Agricultura y junto con ser una innovación para la industria alimentaria, es una contribución al mejoramiento de la salud de la población, especialmente de los niños y jóvenes de Chile.

Dr. Fernando Vio del Rio
Profesor Titular
INTA - U. de Chile

26 de marzo de 2012

Tipo: 
Opinión
Volver arriba