Una invitación para una Educación Física de calidad

Tal como lo anunció recientemente el ministro de Educación, Sr. Harald Beyer, los resultados del SIMCE de educación física aplicado a estudiantes de 8º básico,  mostraron  “datos preocupantes en cuanto al nivel de obesidad, rendimiento muscular, flexibilidad y resistencia cardiorrespiratoria de los alumnos. Cuatro de cada diez estudiantes presentan sobrepeso u obesidad. Y en cuanto a la condición física los resultados son aún más alarmantes, dado que nueve de cada diez necesitan mejorar su flexibilidad y fuerza de piernas y brazos. La situación de las mujeres es aún más preocupante ya que mientras el 43% de los hombres muestran deficiencias en su resistencia aeróbica, el porcentaje de mujeres llega a 83%”.  

Una buena noticia es que el Ministerio de Educación propuso aumentar de 3 a 4 las horas semanales de educación física obligatorias desde 1º a 4º básico  en todos los colegios del país a partir del año 2013. El impacto de esta medida, sin embargo,  no  será relevante si no se mejora la calidad de las mismas. 

Ya en el año 2002, en un estudio realizado en los colegios de Casablanca, V Región, comprobamos que la calidad de las clases de educación física era deficiente. En una sesión de 90 minutos, los alumnos se movían sólo 22 minutos como promedio. 

Con la metodología utilizada en esa oportunidad, sólo fue posible determinar movimiento, mas no intensidad, aspecto que medimos el año pasado, en una investigación realizada en conjunto con la Corporación Municipal de Ñuñoa. 

Este estudio forma parte del diagnóstico para implementar un programa de prevención de obesidad durante el presente año para los alumnos de Kínder a 3º Básico de todos los colegios municipales de Ñuñoa.  La calidad de las clases de educación física -medida en términos de los minutos totales que los escolares de 1º y 2º básico realizan actividades moderadas o intensas- resultó ser muy bajo. 

En clases de 90 minutos, los alumnos en promedio sólo realizan 13 minutos en ese tipo de intensidad (moderada o intensa), que es la que está asociada al mejoramiento de la salud. La Asociación Americana de Educación Física recomienda que los niños realicen actividad moderada e intensa durante el 50 por ciento de  cada clase; es decir, 45 minutos. Nuestros resultados mostraron que este porcentaje es, en promedio, de 14,4 por ciento, siendo un poco mejor en los hombres con un  15,9por ciento que en las mujeres con 13por ciento.  

A menos que se aborde el mejoramiento de la calidad de las clases de educación física, no se obtendrá un impacto apreciable sobre los altísimos niveles de sobrepeso y obesidad de los escolares del primer ciclo básico, que en el caso de Ñuñoa alcanzó un 45por ciento, cifra similar observada en la mayoría de las comunas del país.  

En un país con altas tasas de sedentarismo, en la que sólo un 7 por ciento de la población practica deportes de manera habitual, el diagnóstico realizado por los académicos y profesionales del  INTA es dramático, Un 32 por ciento de los estudiantes de 1º Básico pierde el equilibrio al caminar por una línea de 5 centímetros de ancho pintada en el piso. Entre los estudiantes de 4º básico, casi un 15 por ciento tampoco logra cumplir con esa prueba.

Una propuesta para mejorar la calidad de las clases de educación física es el Manual Una Educación Física Planificada, elaborado y presentado por investigadores y profesionales del INTA. Se trata de utilizar una metodología que temporaliza los contenidos curriculares de las clases de educación física tanto de 45 como de 90 minutos, favorece la frecuencia de participación e intenciona actividades de mayor gasto energético, considerando los espacios e implementos disponibles en cada colegio.

Juliana Kain
Profesora INTA - U. de Chile

11 de abril de 2012

Tipo: 
Opinión
Volver arriba